Explore our brands

¿Qué son los compuestos orgánicos volátiles? ¿Por qué y cómo evitarlos?

Compuestos orgánicos volátiles: ¿qué son?

Un compuesto orgánico es un producto compuesto al menos por el elemento carbono asociado con uno o más elementos como: hidrógeno, oxígeno, azufre, fósforo, silicio, nitrógeno o halógenos.

Los compuestos orgánicos volátiles ( COV o VOC en inglés de Volatile Organic Components) son compuestos que se evaporan fácilmente en condiciones normales de temperatura y presión, y su volatilidad les da la capacidad de propagarse en el ambiente y modificar su composición química, para así desarrollar impactos directos o indirectos en el medio ambiente. De hecho, son, en particular, precursores del ozono en el aire, y el origen del efecto invernadero. Como tales, son considerados como principales contaminantes directos

La sobreproducción de ozono en el aire también tiene efectos sobre la flora, la fauna y sobre la salud dependiendo del nivel de exposición, el volumen de aire inhalado y la duración de la exposición, provocando irritación de las vías respiratorias, falta de aliento, efectos cancerígenos, etc.

El COV incluye una variedad de sustancias de las cuales las más conocidas son el butano, tolueno, etanol (90 °| alcohol), acetona y benceno que se encuentran en la industria, la mayoría de ellos en forma de disolventes, o incluso, en la composición de ciertos materiales de construcción. Es por esto, que las normas y regulaciones definen los límites de COV permitidos en los materiales usados en la construcción. (Decreto N.º 2011-321).

¿Por qué y cómo reducir estas fuentes de compuestos orgánicos volátiles (COV)?

Estas fuentes de compuestos orgánicos volátiles deben reducirse porque: 

  • El aire interior contiene más COV que el aire exterior.
  • La mejora constante de la hermeticidad de los edificios reduce la evacuación natural de COV desde el interior del edificio al exterior.
  • Los sistemas de ventilación están diseñados para eliminar el aire viciado y el dióxido de carbono, pero no para eliminar o reducir el COV.

Los 3 criterios para tener en cuenta en la elección de los materiales son:

  1. La presencia de COV en los materiales utilizados.
  2. ¿Los materiales que contienen COV estarán en contacto con el aire interior?
  3. Presencia humana o no en el local (viviendas, oficinas, comercios...)

PRECAUCIÓN: Las emisiones de COV difieren del contenido de COV.

La etiqueta de emisiones

Desde el 1 de septiembre de 2013, según el Decreto N.º 2011-321 del Diario Oficial en Francia, el etiquetado de los productos de construcción es obligatorio. El objetivo declarado es fomentar el uso de materiales de construcción de baja emisión. La falta de etiquetado reglamentario es un delito.

La etiqueta reglamentaria se relaciona con el rendimiento de los productos en términos de emisiones COV en el aire interior de un edificio. Estas emisiones se miden 28 días después de su instalación, aplicación o incorporación en una habitación.

Hay 4 clases en función del rendimiento y éstas van desde A+, para productos con muy poco o 0 COV, hasta C, para productos considerados altamente emisivos. El Decreto N.º 2011-321 no afecta de ninguna manera la obligación de retirar del mercado productos de Clase C.

Esta etiqueta de COV se refiere a materiales de construcción. Los productos a los que se refiere el reglamento son aquellos destinados exclusivamente o no, para uso interior:

  • Revestimientos de suelos, paredes o techos.
  • Particiones y falsos techos.
  • Productos aislantes.
  • Puertas y ventanas.
  • Productos destinados a la colocación o preparación de los productos antes mencionados.

Los compuestos orgánicos volátiles son emitidos por muchos productos, tales como:

  • Combustible.
  • Limpiador para el hogar, desinfectantes, cosméticos, desengrasantes.
  • Materiales de construcción.
  • Mobiliario.
  • Pintura, barniz, lacas.
  • Sellantes y adhesivos.

¿Cómo puedo saber si los productos que uso contienen compuestos orgánicos volátiles y en qué cantidad?

La información COV/VOC de un producto se indica en la Hoja de datos de seguridad del material (MSDS) en la sección 9: Propiedades físicas y químicas.  

La normativa no requiere la realización sistemática de pruebas que certifiquen la clase técnica de emisiones de COV que aparecen en la etiqueta.

La normativa sólo requiere el etiquetado (en envases primarios y secundarios) de los productos en cuestión de acuerdo con el decreto del 19 de abril de 2011 y obligatorio para todo el producto que quiera comercializarse en el mercado francés.

Por lo tanto, la exhibición es declarativa y los ensayos que permiten la clasificación del producto deben estar disponibles bajo requirimiento administrativo.

El decreto del 23 de marzo de 2011 identifica formalmente 10 productos químicos con riesgos para la salud y el medio ambiente. Los valores de umbral se han establecido de acuerdo con la clase de rendimiento de la emisión.

Ésta es el valor más desfavorable que define la clase:

Éstos son los distintos componentes orgánicos volátiles

También se miden las 4 sustancias CMR (Carcinógenos / Mutágenos / Reprotóxicos):

Sustancias CMR (28 días) 
Benzeno<1
Trichloroethyleno<1
DBP (DiButylPhtalate)<1
DEHP (DiEthylHexylPhtalate)<1

Regulación en otros países

Además de este etiquetado sanitario implementado en Francia, existen etiquetas similares en otros países y representan puntos de referencia para elegir los materiales:

  • EMICODE para colas.
  • GUT para alfombras.
  • Ángel azul para suelos y paredes (linóleo, parquet, pintura, papel pintado, etc).
  • Nature Plus para pinturas, revestimientos, suelos, paneles de paredes y techos.

Bélgica y Alemania, como Francia, tienen regulaciones obligatorias. Sin embargo, a diferencia de Francia, es esencial realizar pruebas en estos dos países. Los ensayos se llevan a cabo a los 3 y 28 días, es un marcado voluntario y lo realiza un laboratorio acreditado. Si el producto de construcción no cumple con todos los criterios requeridos, no puede ser colocado en el mercado. En Reino Unido, aunque es el creador de la etiqueta BREEAM, no tiene legislación específica en esta área.

EMICODE

EMICODE es una etiqueta ambiental internacional, creada en 1997, que cumple con los requisitos más altos de emisiones de COV y con los requisitos de "construcción ecológica". Es administrado por GEV (Asociación para el Control de Emisiones en Productos para instalación de suelos, adhesivos y materiales de construcción). 

Se refiere a las siguientes familias de productos:

  • Imprimación en fase acuosa o no acuosa.
  • Adhesivos líquidos.
  • Compuestos niveladores a base de cemento o yeso.
  • Morteros.
  • Rellenos, correas y aislantes para juntas.
  • Adhesivos (en polvo o no) para revestimientos de suelos (todos los tipos).
  • Elementos de fijación y contrapisos (acústicos y otros) para revestimientos de suelos.
  • Cintas adhesivas y membranas.
  • Productos de acabado para suelos de madera.

Importante: No se permiten productos que contengan disolventes o sustancias CMR. 

Las diferentes clases de clasificación EMICODE son: